Padres de Gondomar piden que el nuevo contrato de comedores prohíba las bandejas de plástico (Faro de Vigo)

(Noticia aparecida este pasado domingo no Faro de Vigo.)

La plataforma Plasticomedores Non, surgida en el colegio Souto Donas, recaba apoyos en el resto de centros e inicia una recogida de firmas virtual y en la calle que ya suma más de 300

La guerra contra el plástico en los comedores escolares de Gondomar entra en una nueva fase. El grupo de padres del colegio Souto Donas que lanzó hace semanas una ofensiva contra las bandejas de polietileno empleadas en el comedor del centro han iniciado ahora una campaña virtual y en la calle para recabar el mayor apoyo social posible. Se trata de que la administración atienda su reclamación y que el Concello, que debe renovar el contrato de comedores para el próximo curso, incluya entre los requisitos que no se utilice material plástico en la vajilla.

César Lema, portavoz de la plataforma Plasticomedores Non y doctor en Biología, insiste en que la medida que solicitan es “por precaución”, ya que un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 2013 advierte de los posibles efectos de este tipo de materiales sobre la salud , que “aún no se han investigado”, apunta.

Las bandejas de plástico son legales, por lo que Xunta y Concello avalan su seguridad, pero los padres sostienen que a altas temperaturas podrían “liberar sustancias químicas sintéticas nocivas”, indica Lema, quien recalca que está en juego “la salud de los chavales” y que “ante la duda, por qué correr el riesgo”.

Ocho familias de Donas fueron las que iniciaron esta cruzada -intentando sin éxito que se permitiese a sus hijos utilizar bandejas de acero inoxidable en el comedor-, pero César Lema asegura que ya cuentan con el respaldo de la ANPA del centro y señala que esta semana han iniciado una campaña de recogida de firmas en la plataforma virtual Change.org en la que han obtenido ya el respaldo de más de 300 personas.

Además, el pasado miércoles organizaron un acto informativo en el aula Ponte das Rosas al que asistió “gente muy variada”, entre ellos “padres de diferentes colegios, una representante de la confederación de ANPA y dos pediatras de la comarca”, que les han brindado su apoyo.

La recogida de firmas que han iniciado en internet se complementará con mesas informativas en la calle. Aún no han elaborado un calendario, pero sí tienen una primera fecha, el próximo 31 de mayo en una feria de la Red Galega de Sementes que se celebrará en el entorno del consistorio gondomareño.

Hoxe acodiremos ao pleno do Concello de Gondomar

Este luns día 12 acodiremos ao pleno que se celebra no Concello de Gondomar para facer escoitar as nosas reivindicacións acerca da retirada das vaixelas tóxicas no comedor do CEIP Souto-Donas.

Seguiremos informando!

Carta al alcalde de Gondomar solicitando la retirada de las vajillas plásticas del comedor escolar

Gondomar, 14 de Enero de 2014

A la atención de V. S. Fernando Guitián, alcalde de Gondomar

César Lema Costas, con domicilio en […] Gondomar. Teléfono: […]. Padre de […] alumna de 6º de primaria en el CEIP Souto-Donas. Habiéndome enterado por mi hija que en el comedor de dicho centro se sirve la comida directamente sobre bandejas de plástico y conociendo que el actual servicio de catering ha sido contratado por este “concello”.

INFORMO:

Que hay serias dudas sobre la utilización de materiales plásticos como envases o recipientes para los alimentos, ya que en muchas ocasiones es fácil ingerirlos en forma de pequeñas partículas que se generan en los procesos de degradación que son muy comunes y frecuentes. Algunos plásticos pueden ser atacados y degradados parcialmente por los ácidos u otras sustancias contenidos en los alimentos o sus preparaciones culinarias.

El calentamiento producido por la inmersión del recipiente en agua caliente, horno microondas, horno convencional, lavavajillas o por el propio alimento, igualmente puede desprender micropartículas de plástico. El lavado de ciertos materiales plásticos con los detergentes y limpiadores utilizados en los lavavajillas, asimismo puede ir alterando su estructura y erosionando estos de manera que los hace más susceptibles de ser degradados, lo que se agrava aún más cuando los recipientes no son desechables como sucede con las bandejas plásticas del catering que sirve al CEIP Souto-Donas.

Las cantidades de plásticos que pueden ser ingeridas como consecuencia de estos procesos son microscópicas y mínimas en términos absolutos, pero su acumulación a lo largo del tiempo puede llegar a producir trastornos para la salud de diverso tipo, y que abarcan desde los gastrointestinales a los endocrinos. En estos últimos trastornos se ven involucradas toda una serie de compuestos químicos denominados perturbadores o disruptores endocrinos.

¿Qué son los Disruptores Endocrinos?

Dr. Nicolás Olea (Universidad de Granada): “Se trata de sustancias químicas, de contaminantes ambientales, generalmente hechas por el hombre y la industria del hombre y que una vez dentro del organismo modifican el equilibrio de las hormonas. Las hormonas, como se sabe bien son mediadoras químicos que conectan un órgano con otro y mandan o son señales químicas. Estas señales químicas pueden ser interferidas, aumentadas, disminuidas por otro compuesto químico que utiliza o que se planta en su lugar. El fenómeno es que hay algunas consecuencias biológicas de esa interferencia. O que algún sistema hormonal se ve acentuado con mayor función o que algún sistema hormonal es deficitario porque las sustancias químicas, los disruptores endocrinos en este caso, bloquean a la actividad de la hormona”.

La investigación científica ha relacionado los disruptores endocrinos con un amplio abanico de enfermedades que incluye:

  • Salud reproductiva femenina (Pubertad precoz, cáncer de mama, disminución de la fecundidad/fertilidad).
  • Salud reproductiva masculina (Malformaciones en genitales de bebés, disminución de la calidad del semen, cáncer de testículo y próstata).
  • Trastornos del metabolismo (obesidad, diabetes, cáncer de tiroides).
  • Problemas cardiovasculares.
  • Alteraciones y enfermedades neurológicas (Perturbaciones del desarrollo neurológico y alteraciones conductuales, como Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad, Autismo, etc., y enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson).

En Febrero de 2013 se dio a conocer un nuevo informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) acerca del estado de los conocimientos científicos sobre las sustancias químicas que perturban la función endocrina (State of the Science of Endocrine Disrupting Chemicals), en el que se concluye que muchas sustancias químicas sintéticas cuyos efectos sobre el sistema hormonal todavía están por investigar podrían tener importantes repercusiones en la salud.
El documento consta, en su forma completa original, de 289 páginas; y en su versión resumida, de 38 (que se titula “State of the science of endocrine disrupting chemicals 2012. Summary for decision-makers”). Ambos pueden leerse y descargarse (PDFs en inglés) en el siguiente enlace: http://www.who.int/ceh/publications/endocrine/en/index.html
En el informe conjunto se pide que se siga investigando para entender plenamente las relaciones entre esos denominados perturbadores endocrinos (PE) —presentes en muchos productos domésticos e industriales, entre ellos los plásticos alimentarios— y determinadas enfermedades y trastornos. El informe señala que estudios más exhaustivos y mejores métodos analíticos podrían reducir el riesgo de enfermedad y generar ahorros considerables para la salud pública.

En el breve capítulo “The tip of the iceberg” (la punta del iceberg), de dicho informe de la OMS y del PNUMA, se puede leer:

“10. La punta del iceberg.- Debido a que sólo una pequeña fracción de los cientos de miles de sustancias químicas sintéticas existentes han sido evaluados por su actividad de disruptores endocrinos, y debido a que muchas sustancias químicas de los productos de consumo no son identificados por el fabricante, sólo hemos visto la “punta del iceberg”. ¿Cuántos disruptores endocrinos hay? ¿De dónde vienen? ¿Cuáles son sus riesgos para el ser humano y la fauna? ¿Cuáles son sus efectos, individualmente y entre ellos, durante el desarrollo y la edad adulta, e incluso a través de las generaciones? ¿Cuáles son sus mecanismos de acción? ¿Cómo pueden mejorarse las pruebas para disruptores endocrinos? Todas estas preguntas necesitan respuestas”

Ante tales incertidumbres creo que no es descabellado apelar al principio de precaución para disminuir en lo posible la exposición de nuestras hijas e hijos a este tipo de sustancias, por lo que:

SOLICITO:

Tenga a bien requerir a la empresa de catering sustituya las bandejas plásticas por la tradicional vajilla de loza o similares.
Atentamente

César Lema Costas
(Doctor en Biología)

Polémica pola utilización de bandexas plásticas no comedor escolar do CEIP Souto Donas de #Gondomar (ValMinor.info)

(Noticia publicada en Valminor.info.)

O biólogo César Lema Costa, pai dunha das alumnas, argumenta que a Organización Mundial da Saúde (OMS) publicou unha serie de graves advertencias sobre doenzas produto da utilización das mesmas.

Un grupo de pais presentaron un escrito ao Concello de Gondomar coa proposta de substituírllas por outras de aceiro inoxidable que as propias familias achegarían, máis denuncian que a administración prohibiulles o troco.

As familias anuncian que a pesar da negativa presentaranse o luns seguinte á Semana Santa coas bandexas de aceiro inoxidable á hora do xantar do seus fillos.

No comedor do CEIP Souto Donas de Gondomar o servizo de catering Ruta Jacobea sirve a comida a cada neno “directamente sobre una bandeja de plástico de cinco compartimentos”, advirte o biólogo César Lema. Sinala que en febreiro de 2012 un informe do Programa das Nacións Unidas para o Medio Ambiente (PNUMA) e a Organización Mundial da Saúde (OMS) acerca do estado dos coñecementos científicos sobre as sustancias químicas que perturban a función endócrina (State of the Science of Endocrine Disrupting Chemicals), se conclúe que “muchas sustancias químicas sintéticas (la mayoría procedente de los plásticos) cuyos efectos sobre el sistema hormonal todavía están por investigar podrían tener importantes repercusiones en la salud”.

Agrega que estas substancias se denominan disruptores endócrinos e que as investigacións científicas as relacionan con doenzas como a “puberdade precoz, infertilidade, cáncer de mama, cáncer de próstata e testículos, diminución da calidade do seme, obesidade, diabetes, cáncer de tiroides, problemas cardiovasculares, perturbacións do desenvolvemento neurolóxico e alteracións na conduta tales como trastorno de déficit de atención e hiperactividade, autismo, así como enfermidades neurodexenerativas como o Parkinson”.

Relata o biólogo que por mos disto decidiu escribir unha carta con esta información ao director do cole, a ANPA, o xerente da empresa de catering e ao alcalde de Gondomar, “ya que es el que gestiona el comedor”; pedíndolles que ante tales “incertidumbres tuvieran a bien aplicar el principio de precaución cambiando las bandejas del comedor por la tradicional loza”.

Seguidamente, reuníronse un grupo de nais e pais preocupados e instaron a que a empresa e o Concello deran unha resposta. “La respuesta fue que no iban a cambiar las bandejas y que la loza es un peligro porque los niños se podían cortar (aunque haya comedores escolares que sirven en loza). Así que le ofrecimos la posibilidad menos mala, la de cambiar las bandejas de plástico por acero inoxidable. La respuesta fue la misma”, denuncian.
Finalmente os pais decidiron que eles mesmos mercarían as devanditas bandexas e comunicáronllo á empresa e mais á concelleira de Educación de Gondomar, Paula Bozos. Segundo os denunciantes, a resposta da concelleira foi que as bandexas de plástico cumpren os requisitos de Sanidade e “que no se nos ocurriera llevar las bandejas de acero inox al comedor”.

Segundo a mesma fonte a empresa tamén deu orden ás coidadoras do comedor para que non sirvan a comida nas bandexas de aceiro, a pesar que os pais ofreceron que cada neno levara a súa casa as mesmas para limparllas. Pero “aún así no hay manera”, quéixase Lema.

A pesar das negativas as familias anuncian que farán un encargo de bandexas de aceiro inoxidable “con todas las garantías de sanidad”. A súa intención e presentarse o luns seguinte á Semana Santa no comedor para que os seus fillo “puedan comer en algo más saludable”.